Empleo y personas con trastorno mental

El estigma que se le aplica a las personas con trastorno mental dificulta su participación en todos los ámbitos de la sociedad, perpetuando en consecuencia la discriminación, el aislamiento y la pobreza. Esto a su vez profundiza las condiciones de vulnerabilidad a las que están expuestas, produciéndose una relación circular entre desempleo y problemas de salud mental. Las personas con trastorno mental pueden trabajar y además es beneficioso para su salud. Su inserción laboral supone, además de una ocupación productiva dentro del conjunto de intercambios sociales, económicos y políticos, empoderamiento, devolviendo el protagonismo a sus vidas a través de la construcción del propio proyecto vital.

Para facilitar la integración de las personas con trastorno mental crónico se hace necesario el trabajo conjunto entre los distintos profesionales (sector sanitario, laboral y social), los usuarios, las familias, los empresarios y las organizaciones sindicales. Existe un amplio número de personas con discapacidad que desean y pueden trabajar, y que con el apoyo necesario se mantienen en el empleo. La adecuación persona-puesto, la motivación hacia el empleo y el contar con un apoyo externo socio-sanitario y familiar en relación al empleo son, en conjunto, buenos predictores del futuro desempeño laboral: adecuada respuesta laboral, estabilidad en el empleo y elevado grado de satisfacción en el puesto.

Más que en las características de la persona, debemos fijarnos en la forma en la que intentamos apoyarla para lograr y mantener un empleo. El modelo de apoyo individualizado al empleo ha generado resultados muy positivos y múltimples expertos nacionales e internacionales reconocen la integración en contextos normalizados como la mejor opción para una plena integración laboral y social. Se destaca la importancia de la necesidad de acciones de orientación laboral eficaces y disponer de estructuras de inserción que articulen procesos de transición hacia el empleo y, en caso necesario, de reorientación a recursos ocupacionales.

Referencias bibliográficas:

Estudio de la respuesta laboral y de la satisfacción en el trabajo de los trabajadores con discapacidad en razón a un trastorno mental. Zeharo-Grupo Gureak.

Hilariín, P.; Koatz, D (2012). Guía para la integración laboral de personas con trastorno mental. Obra Social “La Caixa” (ed.) Programa Incorpora (dir.).

Rodríguez-Pulido, F., García-Ramírez, M., y Rodríguez-Diaz, M. (2004). La integración laboral de las personas con trastorno mental grave. Una cuestión pendiente. Psiquis, 25(6), 26-43.

Para más información:

Esta entrada foi publicada en Uncategorized. Garda a ligazón permanente.

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará